Los aspectos son conversaciones

¿Personalidad múltiple?

En esta saga de artículos introductorios, pasamos por signos, planetas y casas, y no podíamos dejar de hacer mención a los aspectos, cosa que suele costar a los iniciantes en el lenguaje. Básicamente, los aspectos nos muestran que todos tenemos energías que a veces se encuentran gentilmente, y otras, que se contraponen generando fracciones internas que tendremos que aprender a conciliar (y aquí la astrología se vuelve una guía invaluable). Seguime en estas líneas que vienen que te cuento cómo.

Un problema de deseos

En alguna de mis charlas introductorias, como la de Secretos de la Carta Natal, suelo usar la analogía siguiente: los aspectos son vínculos entre dos cosas, supongamos dos personas. Pero estos vínculos pueden ser blandos, como dos que están unidos por una cuerda elástica, o duros y tensos, como si dos personas quedasen unidas por algún material muy firme y rígido. En ambos casos, lo que sucede es que lo que hace uno impacta al otro. Si el vínculo es blando, el impacto es tranquilo y deja a cada uno de los involucrados mucho espacio y grados de libertad. Pero si el vínculo es duro, el impacto de uno en otro es inmediato. Y estos son los tipos de aspecto que más nos interesa investigar.

Es el caso de la cuadratura, la oposición y otros menos conocidos, y los involucrados en esto son siempre dos planetas: por ejemplo Marte oposición Saturno. Una forma fácil de pensarlo es imaginar qué quiere Marte (quiere accionar, arrancar, ir deseante hacia lo que quiere) y por otro lado qué busca Saturno (ser correcto, no equivocarse, minimizar el error). Entonces el desafío en el caso de un aspecto duro será integrar esas dos partes, mientras que si es un aspecto blando (como trígono o sextil) más bien existe ya una integración que fluye “por sí sola” en la mayoría de los casos.

La cuestión es integrar

No se me ocurre temática más astrológica que integrar. Y es que el mapa que la astrología nos muestra a través de nuestra carta natal, es una guía para eso: ir ayudando a que nuestras partes en conflicto se amiguen, se den la mano. Pero dejame decirte que esto no va a ocurrir solo. Dos cosas son necesarias, en principio: indagación (autoconocimiento) y ausencia de juicio.

La indagación consiste en comprender a las partes en juego. En eso nos ayudan los aspectos: vemos claramente a los actores involucrados, hasta llegar a conocerlos al máximo y saber cuáles son las partes que siempre chocan dentro nuestro. Luego, necesitamos del no-juicio, algo en lo que los orientales vienen haciendo incapié hace ya miles de años. No es posible sanar aquello que seguís condenando en vos. Juzgar es necesario en la vida, pero en algunos momentos es casi igual a reprimir. Nos ocultamos detrás de nuestros juicios compulsivos, hacia los demás y hacia nosotros mismos. La astrología nos va mostrando el camino hacia una comprensión libre de resentimientos, que nos abre las puertas a nuevas dimensiones de nuestra energía, y la plenitud consecuente.

Las Casas son donde sucede la magia

El aprendizaje está ahí afuera

Posiblemente ya  hayas leído nuestro post sobre los doce signos y el de los planetas, y ahora aquí estamos para hablar de eso que a veces tanto nos cuesta en astrología: las casas. Pero de complejo, no tiene nada. Al menos en nuestra forma de enseñar, mostramos siempre que todo en astrología tiene un lado súper sencillo y tangible, y luego a partir de ahí tanta complejidad como vos quieras.

De forma sencilla, si los signos son las energías básicas (la sustancia), el ¿qué? para expresar, los planetas son los canales de expresión (los ¿cómo?), entonces las casas son el ¿dónde?, es decir: ¿en qué áreas de mi vida se expresan estas energías? Y como ya vimos en los otros artículos que los planetas nos hablan de aprendizajes puntuales, las casas nos cuentan a través de qué tipo de experiencias vamos a ir incorporando la sabiduría de los planetas.

Los doce escenarios

Otra analogía que suelo usar es: si los planetas son los actores y los signos son los papeles que tienen que representar, entonces las casas son los escenarios donde transcurre (ni mas ni menos) que la gran obra de nuestra vida. De este modo, no es lo mismo aprender sobre nuestra energía de impulso (Marte) en el área de las relaciones de pareja (Casa 7) que en el área de lo profesional (Casa 10). No es lo mismo aprender sobre responsabilidad (Saturno) en el área de el dinero y el valor (Casa 2) que en el área de lo familiar (Casa 4). Ya te irás imaginando que esto va creando telares de vida muy distintos entre una persona y otra.

El Ascendente

Este es un caso especial. El AC (como solemos abreviarlo) tiene que ver con la Casa 1, y esta es una casa muy importante. Podés imaginarlo como el “gran escenario”, o el teatro dentro del cual se montan las diferentes escenografías. Quiero decir, que la energía (cualidad) del ascendente y de los planetas que tengas en la Casa 1, se hacen presentes en todos los demás escenarios, de forma más o menos clara. Son energías que te acompañan a todos lados, y por eso, nos vemos “gentilmente obligados” a aprenderlas de forma más directa. Por supuesto, no todos tenemos el mismo ascendente, ni los mismos planetas en esta casa (también es perfectamente normal no tener planetas ubicados ahí).

Las “áreas ocultas”

Mención especial hago acá, como también en mi libro, respecto a casas poco comprendidas como la Casa VIII y la Casa XII. Estas son áreas de nuestra vida que tienen que ver con lo inconsciente, algo que los seres humanos aún no comprendemos ni hemos investigado del todo; pensemos que la psicología occidental tiene tan solo unos cien años como mucho. En este sentido los orientales vienen hace milenios indagando con mayor profundidad en los secretos de la mente. Lo importante a saber es que si tenés planetas en esas casas, es importante que los explores y comprendas, porque ahí yacen también potencialidades latentes. En este sentido, la astrología como lenguaje esotérico puede darte muchas claves al respecto, y es normal ver a mucha gente en nuestros cursos online y presenciales que se acerca con gran cantidad de energía en estas casas o en sus signos asociados (Escorpio y Piscis).

Breve guía de casas

  1. (I) Casa del Ascendente (ver arriba)
  2. (II) Experiencias con lo material, con la posesión (bienes materiales) y lo corporal (nuestra primera posesión).
  3. (III) Experiencias de aprendizaje, de juego, y conexión con pares (amigos, hermanos).
  4. (IV) Experiencias en nuestro hogar, con nuestra familia.
  5. (V) Experiencias de auto-expresión, artísticas, lúdicas, o experiencias de compartir con nuestros hijos.
  6. (VI) Experiencias de trabajo con otros, de rutinas domésticas, o de contacto con nuestra salud.
  7. (VII) Experiencias de pareja o con nuestros socios.
  8. (VIII) Experiencias de intimidad, de sexualidad, y de compartir bienes y posesiones con otros.
  9. (IX) Experiencias de viajes, estudios universitarios, o experiencias de expansión de la consciencia o religiosas.
  10. (X) Experiencias de exposición social, profesional.
  11. (XI) Experiencias de activismo social, o experiencias grupales con amigos, o en política.
  12. (XII) Experiencias de introspección, silencio, y de servicio a los más necesitados.

Los planetas son los medios

El lado B de la astrología

Si el lado A son los signos (¿leíste ese artículo?), el B son los planetas. Si sos nueva en esto, voy a empezar por el principio: los planetas son energías mucho más palpables que las de los signos. Cada una de estas energías está afuera en el sistema solar, pero también está adentro tuyo, y lo que nos importa es esto último, porque es ahí en donde podemos trabajar para hacer nuestras todas estas cualidades, para empoderarnos a través de ellas.

Los actores de los signos

Cada planeta se encuentra en tu carta natal en un signo, y funciona como canal de expresión de esa energía. Entonces si (por ejemplo), tenés a Marte, el planeta que habla de energía de impulso, de la acción e iniciativa, en Libra, quiere decir que la energía de Libra, de armonía y equilibrio buscará expresarse en vos a través de tu impulso e iniciativa. ¡Qué rara mezcla! podrás pensar. Y sí, es una mezcla compleja, pero también un gran aprendizaje (y una gran riqueza) aprender a expresar a través de la acción (Marte) algo bello y armónico (Libra). Cada planeta en su signo trae cierto aprendizaje, y algunos son más fáciles que otros.

Los planetas son asignaturas

En los cursos y talleres suelo contar una historia, en la cual presento a los planetas como asignaturas, como materias de la “Universidad de la Vida”. Digo que todos venimos con 10 asignaturas que tendremos que aprender (los diez planetas) y que nos son necesarias. Venimos con esas energías desde el inicio, pero no las comprendemos a todas al mismo ritmo. Y es que cada planeta tiene un reloj interno, y aprendemos más de esa energía a los ritmos de ese tic-tac. Todos tenemos a Saturno adentro, pero lo vamos comprendiendo en ciclos de 29 años. Por el contrario, también todos tenemos Luna, y se aprende algo nuevo de ella todos los meses (¡gran diferencia!). Entender esta “diferencia de velocidades” nos enseña mucho sobre cómo funcionamos, y sobre la naturaleza humana, que es la misma de la que todos estamos hechos.

Breve significado de los planetas

  • Luna: contención, cuidado y contacto emocional (la Madre).
  • Mercurio: comunicación, juego y curiosidad (los hermanos y primos).
  • Venus: sensualidad, escucha y receptividad (la pareja y los socios).
  • Sol: expresividad y liderazgo.
  • Marte: impulso, capacidad de acción e iniciativa.
  • Júpiter: visión, fe, inspiración y enseñanza (los maestros y tíos).
  • Saturno: responsabilidad, coherencia y autosostén (el Padre).
  • Urano: creatividad, innovación y acción grupal (los grupos).
  • Neptuno: intuición, imaginación, sensibilidad.
  • Plutón: intensidad, capacidad de regeneración, sexualidad.

Como podrás ver, frecuentemente los planetas son energías que nos enlazan con ciertos vínculos; ciertas personas. Y muchas veces es a través de éstas que aprendemos inicialmente esas cualidades. Por supuesto este tema es enorme, pero esperamos que esta introducción te sirva para comenzar a aprender más sobre vos!