CÓMO ES Y QUÉ SIGNIFICA TENER LUNA EN CASA VII

La astrología es un lenguaje simbólico, y en él, la Luna representa nuestras emociones, la forma en que damos recibimos cariño, nuestro refugio emocional y nuestras necesidades más básicas e instintivas.

Y las casas, que dentro del mandala zodiacal son ámbitos de vida, se relacionan cada una de ellas, por analogía, con un signo zodiacal.

Así, la Casa VII, el comienzo del encuentro con un otro, se asocia al Signo de Libra, cuyo regente es Venus.

Seguí leyendo para saber un poco más acerca de cómo se manifiesta la influencia lunar a través de las experiencias de la Casa VII.

Cómo son las personas con Luna en Casa VII

La Luna en Casa VII nos habla de que el refugio emocional va a estar en las relaciones (socio, pareja, el vínculo con un otro) y en la búsqueda constante de armonía emocional.

La seguridad emocional está en lo que sucede con el otro, y la búsqueda de armonía y equilibrio en las relaciones se convierte en un impulso central.

Aquellos con la Luna en la Casa 7 pueden sentirse emocionalmente incompletos cuando experimentan conflictos en una relación, porque esa seguridad lunar la encuentran en relación a lo que sucede con un otro. Entonces, ante el conflicto, todo se moviliza, a punto tal que puede suceder que algunas lunas en Casa VII rehuyan a estar en pareja justamente por el temor a entrar en conflicto.

Estas lunas también tienen relaciones muy intensas, en las que la conexión emocional es profunda. Las emociones fluyen y se entrelazan, y se crea con el otro un vínculo íntimo donde la pareja se convierte en mi espejo emocional.

Talentos de la Luna en Casa VII

El mayor talento de las personas con esta posición astrológica es que saben como asociarse con otras personas y logran que lo emocional esté bien presente en esa asociación. En cada vínculo complementario que generan estas personas, lo emocional está siempre presente.

Son personas muy empáticas a las necesidades del otro, y esto los ayuda a crear relaciones fuertes y duraderas.

Desafíos de la Luna en Casa VII

A pesar de sus virtudes, la Luna en la Casa VII también tiene desafíos.

El principal de ellos, es la dependencia emocional, ya que la constante necesidad de equilibrio y armonía puede llevarlos a depender en forma excesiva de su pareja.

Será crucial, entonces, que aprendan a mantener cierta autonomía en sus relaciones, así como aprender a equilibrar las necesidades emocionales propias con las de la pareja, estableciendo límites emocionales claros.

En resumen, la luna en casa VII es una posición astrológica que nos invita a explorar la conexión emocional profunda con nuestros compañeros de vida y socios, buscando la armonía y el equilibrio en nuestras relaciones.

¿QUERES SABER MÁS?

Si te interesó y querés formarte como consultor astrológico, te invito a inscribirte en mi Escuela de Astrología, para que puedas aprender sobre este y muchos otros temas.

Por Leandro Liptak y Josefina Schatz